ambato-ecuador-new-years-masks

Testamento de fin de año. (Edición 2013)

Nuevo post para 2014! 

El fin de año en Ecuador se lo celebra con la quema del Año Viejo.  Es una experiencia increíblemente liberadora ya que te da la posibilidad de empezar de nuevo. Te da la ilusión de poder remover los errores del año pasado y te da la oportunidad de ser mejor o peor dependiendo de tu inclinación, en el año venidero.  Para mi esto fue súper importante en mi juventud.  Sentía esto con fervor y esperaba la media noche con ansiedad.  Pero antes de continuar, permitan una pequeña aclaración. Cuando digo juventud, me refiero los últimos años de mi adolescencia y el principio de mis veintes. Pues yo espero ser joven de corazón para siempre.  Ya que estamos aclarando cosas, los hechos y personajes descritos en adelante son de ficción y cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia. Pero si la coincidencia es fuerte, me avisan.

Durante los 90s andaba caminando por las calles de Quito y veía tantos Viejos siendo quemados junto con tantísimas viudas despilfarrando lo que el Viejo les dejo. Tantas esperanzas renovadas. Pero un par de horas después la vida continuaba tal y como estaba, solo que con unas cuantas cervezas mas encima. (o puntas,  cuba libre o tu veneno de preferencia).  Eso si, no sin antes haber pretendido dejar atrás a todo lo malo a través del incendio de los monigotes. Estos representan el Año Viejo y todo lo malo que nos dejó.

En ese entonces teníamos cantidades industriales de asuntos de dejar atrás. Nos deshicimos de Abdala, Sixto, Mahuad y otros cuantos presidentes que solamente llegaban a llenarse sus bolsillos. Si, te cacho querido lector. Ahora parece ser lo mismo. Talvez lo es, pero el nivel es diferente. De lo que yo estoy hablando es de truhanes sin moral que ponían la plata del pueblo en fundas y se la llevaban en helicópteros al extranjero. También dejábamos atrás a la dolarizacion, a Juan Fernando Hermosa, al Monstruo de Los Andes, a Sendero Luminoso, a las FARC, a los secuestros diarios, a los golpes de estado, a los desaparecidos y a la policía de Los Restrepo. Que después no me pregunten que porque no confío en los chapas. En los testamentos de ese entonces no era necesaria la ironía.

También dejábamos atrás a Rico Suave. Gracias Gerardo Mejía por hacernos bailar al menos un poco. Por cierto, todo el mundo que pensaba ser medio aniñado tenia que “odiar” esa canción. 

Ahora ya mas viejo y supuestamente mas sabio, me las aguanto. Se que no va cambiar mucho de un día para el otro, excepto la fecha. A mi me toma hasta Febrero empezar a escribir el nuevo año en los cheques, lo cual me lleva a pensar que los Chinos le apuntan mejor ya que su año empieza alrededor de Febrero. Y los Judíos (yo incluido) celebramos el fin de año entre Septiembre para no dejar cosas sin hacer durante el año secular.

Pero la tradición a la cual estoy más allegado es a la quema del Año Viejo. Aun aquí en California me las arreglo para tener un Año Viejo y quemarlo antes de la media noche. Ahora ya con guaguas es un milagro si me aguanto hasta media noche a menos que sea por trabajo, por irresponsabilidad no planeada o por verme unos cuantos episodios de mi serie favorita del momento.

Ahora que todo es virtual y que ya estoy con mas canas, me dan ganas de allegarme a rituales mundanos. Por ejemplo, en la mañana me tomo un te antes de mi cafe con leche y tostada  con queso para que el cafe no pegue tan fuerte. Es un ritual que lo llevo consumando por aproximadamente cinco días. Esto lo se porque me lo dijo mi aplicación Lift, que por cierto no esta muy bien diseñada. Pero eso no es el punto, o si?

El punto no es poder. El punto es querer poder.

Jaime Guevara lo resume muy bien en su primer párrafo de su testamento:

Sé que el tiempo me ha alejado de mi juventud lozana; días, meses y semanas se han ido ya de mi lado. Pronto voy a ser finado a quien esa mala plebe quemará con muy aleve intención a fuego lento. Voy a echar mi testamento: soy el año [Dos Mil Trece].

Hay otros rituales mundanos mas serios. Como por ejemplo ser mas saludable, concentrarme mas en mis metas y no dejarme llevar por las tendencias que se dan en el lugar donde vivo.  Pero eso queda para otro entrada mas seria.  Así que sigamos con la Viuda.

La Viuda. Este personaje caracteriza a la esposa del Viejo y que por razones que no entiendo es representada de la siguiente manera: un tipo peludo con bellos hasta en los codos se pone un vestido de mujer negro muy apretado. La Viuda lleva una funda en la cual pide dinero para poder enterrar a su Viejo.

Me encanta la libertad de esa noche pero yo me pregunto, si Las Viudas pudieran ser como son todo el año, no serían más felices sin cadenas ni esposas?

Y para cerrar, el último verso del mismo Testamento por Jaime Guevara. Honestamente, no puse nada del resto pues no tengo conexión alguna con sus afanes y luchas políticas. Eso si, las respeto.

 Se aproximan ya las doce, lanzan mis viudas gemidos; a ustedes sólo les pido que luchen más que sollocen. Nunca sean pura pose y mantengan solidez; que en su shungo aún después los Vientos del Pueblo lleven. ¡Muera el año [Dos Mil Trece]! ¡Viva el año [Dos Mil Catorce]!

Lo quemare vivo a media noche en el último segundo de este año.   Saltare sobre el, y dejare atrás lo malo y aprenderé de lo bueno y lo malo pues ya no soy tan joven ni tan tonto.

Pero eso si, seguiré apuntando a las estrellas y empezando de nuevo. Cada vez mejor y con más experiencia.  

Es maravilloso tener una mentalidad de principiante. -Steve Jobs

Feliz 2014!

p.s. Sebastian Sierra: thank you for the picture. It looks great as as header.